Para muchos de nosotros, el Día de San Valentín significa una cosa: noche de cita. Tanto si sale a comer fuera como si se queda en casa para disfrutar mimosa de frambuesa perfecta y de un poco de romanticismo, es la oportunidad perfecta para impresionar a su pareja con sus habilidades para preparar cócteles como por ejemplo mimosa de frambuesa perfecta.

Si buscas una bebida que grite “romántica” pero que no implique chupitos o botellas de vino tinto barato, una mimosa de frambuesa es lo que necesitas.

Esta variante afrutada de la mimosa clásica tiene todo el dulzor de tu cóctel de champán favorito, con la ventaja añadida de los antioxidantes naturales de las frambuesas.

Pero nada es infalible cuando se trata de la mixología. Todos tenemos nuestros momentos de torpeza y olvido de ingredientes… ¡y eso se aplica incluso a los barmans profesionales!

Lo básico de la mimosa de frambuesa perfecta

La mimosa de frambuesa es un cóctel de champán endulzado con zumo de frambuesa, que le da un ligero color rojo. Es un cóctel clásico que es una gran opción para el Día de San Valentín, pero también es una bebida divertida para preparar en cualquier momento.

Muchos de nosotros tenemos buenos recuerdos de la infancia cuando bebíamos Shirley Temples (un cóctel con soda de lima-limón y jarabe de granadina).

Una mimosa de frambuesa es una versión adulta de esa bebida clásica, y también es una forma estupenda de añadir antioxidantes a tu dieta. Hay una razón por la que los locos de la salud siempre están delirando sobre el poder de los antioxidantes.

Estas sustancias se encuentran en una gran variedad de alimentos y se han relacionado con una larga lista de beneficios para la salud, como una mejor función cerebral, protección contra las enfermedades del corazón e incluso menores tasas de cáncer. Una de las mejores fuentes de antioxidantes son las frutas, y las frambuesas en particular son especialmente ricas en estos compuestos beneficiosos.

Más beneficios de las frambuesas

Además de ser ricas en antioxidantes, las frambuesas también están repletas de fibra, vitaminas y minerales. También son bajas en calorías, lo que las convierte en una opción inteligente no sólo para el Día de San Valentín, sino como un tentempié saludable durante todo el año.

Más allá de su valor nutricional, las frambuesas también son versátiles y pueden incorporarse a muchas recetas diferentes. Son ideales para elaborar platos dulces y salados, como tartas, pasteles de queso e incluso ensaladas.

Las frambuesas también combinan muy bien con muchos ingredientes diferentes, por lo que puede utilizarlas en bebidas, postres, ensaladas y mucho más.

Cambia un poco

Lo mejor de los cócteles es que a menudo puedes darles tu propio toque. Aquí tienes algunas formas de cambiar tu mimosa de frambuesa. Cambia el zumo de frambuesa por zumo de uva. La mimosa de uva también es un cóctel clásico y es una forma estupenda de disfrutar de los beneficios de la uva.

También puedes Añadir una pequeña cantidad de zumo de arándanos. Esta puede ser una buena forma de añadir algo de acidez a la bebida, y puede funcionar bien con el champán, ya que también es un poco dulce. Añade un poco de menta fresca. Puede ser una buena forma de dar a la bebida un toque fresco y añadir algo de sabor. Incluso puedes machacar la menta de antemano para liberar más su sabor.

Cómo hacer una mimosa de frambuesa

Los ingredientes que necesitarás para una mimosa de frambuesa son:

  • Frambuesas congeladas 100 g
  • Azúcar de caña líquido 30 g
  • Cava (bebida) o champagne

Es crucial que el champán o cava que planeas beber sea extremadamente frío, por lo tanto, debes ponerlo en el refrigerador de antemano.

Cuando se preparan todos los ingredientes, ponemos las frambuesas preparadas en un procesador de alimentos o liquidador durante un minuto hasta que se convierten en puré.

 Echamos en la copa tipo flauta. Añadimos un poco de azúcar líquida. Terminamos con champán o cava y combinamos rápidamente.  Servimos de inmediato.

Cambia un poco

Lo mejor de los cócteles es que a menudo puedes darles tu propio toque. Aquí tienes algunas formas de cambiar tu mimosa de frambuesa. Cambia el zumo de frambuesa por zumo de uva. La mimosa de uva también es un cóctel clásico y es una forma estupenda de disfrutar de los beneficios de la uva.

También puedes Añadir una pequeña cantidad de zumo de arándanos. Esta puede ser una buena forma de añadir algo de acidez a la bebida, y puede funcionar bien con el champán, ya que también es un poco dulce. Añade un poco de menta fresca. Puede ser una buena forma de dar a la bebida un toque fresco y añadir algo de sabor. Incluso puedes machacar la menta de antemano para liberar más su sabor.

En pocas palabras

Si buscas una bebida fría para tomar mientras escuchas música suave y sientes el amor, una mimosa de frambuesa es la bebida que necesitas. Este cóctel clásico es una bebida muy fácil de preparar, y también es ideal para el entretenimiento, ya que no requiere ningún licor especial. Además, puedes prepararlo con frambuesas frescas, por lo que obtendrás algunos antioxidantes junto con tu cóctel.

Tanto si celebras el Día de San Valentín como si quieres disfrutar de una noche romántica, la mimosa de frambuesa es la bebida perfecta para cualquier ocasión.

Yenifer Garcia
Mi objetivo es hacer que la creación de cócteles sea accesible y divertida para todos.